Enlaces de interés

INAH
Mundo Maya
Sociedad Maya
Banco Chinchorro
Viviendo el tiempo maya

San Gervasio

Orígenes de su nombre

Este asentamiento prehispánico, localizado en un antiguo rancho ganadero, fue bautizado en el siglo XX con el nombre del santo de su propietario. Como en muchos casos, el topónimo maya original se desconoce, aunque su registro es muy antiguo.

Localización

Se localiza  7 kilómetros al este del actual poblado de San Miguel de Cozumel y es fácilmente accesible a través de la carretera transversal de la isla, que es un camino pavimentado en buen estado, construido en 1972.

Numerosas agencias de viajes organizan visitas guiadas y el servicio local de taxis ofrece el recorrido desde los principales hoteles de la ciudad.

Importancia

San Gervasio es el sitio más grande e importante de Cozumel y el único que cuenta con un programa permanente de conservación e investigación arqueológica.
Las razones por las cuales este lugar fue elegido para la ubicación del asentamiento más grande de la isla resultan obvias, porque se localiza sobre el manto acuífero más grande y permanente, que seguramente garantizó la subsistencia de sus habitantes.

Para el visitante de Cozumel es un atractivo trasladarse hasta San Gervasio, pues nos enseña el entorno natural y cultural en que vivieron los habitantes originales de la isla, así como su integración a la vida económica regional prehispánica.

A partir del año 1000, con el surgimiento de Chichén Itzá como el gran centro político y económico de la península, el sitio denominado hoy San Gervasio se integró en una red comercial y económica cada vez más intensa, que habría de llevarlo a convertirse en la gran ciudad que fue a partir de 1200 de nuestra era hasta la llegada de los españoles. Durante este último período se construyó la mayor parte de los edificios que hoy pueden verse, estableciéndose al mismo tiempo una red de comunidades menores, muy seguramente dependientes de San Gervasio y ubicadas en toda la extensión de la isla.

Posteriormente, los trabajos arqueológicos efectuados en el sitio a partir de los años setenta del siglo pasado precisaron que el asentamiento prehispánico fue fundado alrededor del año 300 de nuestra era, cuando funcionó como un asentamiento de pequeñas proporciones, aunque pudo ser el más grande de la isla. Posteriormente, hacia el año 600, se inició un rápido proceso de crecimiento de la ciudad, atestiguado por la aparición de arquitectura perecedera y de mejor calidad constructiva, y por un posible reforzamiento de sus relaciones con los sitios costeros del norte de Quintana Roo.

Además, los cronistas Bernal Díaz del Castillo, Francisco López de Gómara, Diego de Landa y Diego López de Cogolludo se refieren a los diversos asentamientos mayas que existían en Cozumel a la llegada de los españoles.  Aunque no aluden específicamente al sitio de San Gervasio, mencionan que la isla era importante por albergar el santuario de la diosa Ixchel, al cual llegaban peregrinos de diversas regiones de la península de Yucatán, y que al mismo tiempo, funcionaba como un puerto de intercambio de gran importancia para la economía maya de la época.

San Gervasio es  el único sitio arqueológico abierto al público en Cozumel, es imprescindible su visita si se quiere tener un panorama completo de la isla y conocer su importancia para los antiguos mayas de Quintana Roo.

Descripción del sitio

El sitio está constituido por diversos conjuntos arquitectónicos unidos por una red de sacbés, o caminos blancos, de gran interés para el visitante. El primer grupo es el conocido como Manitas, llamado así por las impresiones de manos humanas que se conservan en las paredes interiores del edificio principal, construido con el estilo Costa Oriental, perteneciente al período Postclásico tardío (1300 - 1550). Esta estructura, de función evidentemente habitacional, conserva dos galerías o recintos, una de las cuales, equipada con una cómoda banqueta, hace las veces de un pórtico en el que se debieron realizar la mayor parte de las actividades cotidianas de sus habitantes. La segunda habitación, más privada, parece que fue usada como dormitorio.

Justo al oriente de esta construcción puede apreciarse un pequeño templo, también de estilo Costa Oriental, al que se conoce con el nombre maya de Chichán Nah o “Pequeña Casa”.

El recorrido hacia el oeste conduce al edificio El Álamo, denominado así en alusión al enorme y hermoso árbol que lo acompaña. Los trabajos realizados en 1997 han mostrado que esta estructura, junto con El Palacio, Los Murales, El Osario y Las Pilastras, conformaron un elegante conjunto de edificios palaciegos y ceremoniales, que integraron el área central de la ciudad durante los últimos tiempos de ocupación prehispánica de la isla.

En el extremo noroeste de esta plaza de encuentra un arco aislado que señala el inicio del sacbé número 1, que en algún tiempo debió señalar la entrada al sector principal del sitio, y que después de un recorrido de poco más de un kilómetro y medio conduce hasta el sitio de Punta Molas, al norte de la  isla.

En su recorrido, el sacbé 1 llega hasta otro conjunto de San Gervasio, conocido con el nombre de Nohoch Nah, “Gran Casa'”, un templo postclásico construido sobre un pequeño basamento con dos escaleras de acceso, en el cual todavía se conservan algunos fragmentos de pintura mural.

Al oeste del mencionado edificio se levanta un conjunto más antiguo, denominado Murciélagos, debido a la gran cantidad de estos mamíferos voladores que en algún tiempo, por la ausencia humana, habitaron el interior de su edificio principal. Está integrado por un basamento irregular con cinco edificios en su porción superior; el mejor conservado fue construido hacia el Clásico tardío (alrededor del año 700 de nuestra era) y es el ejemplo mejor conservado de la arquitectura de este período en todo San Gervasio. Aunque algunos investigadores lo relacionan con el estilo Puuc de Yucatán, el edificio muestra un estilo arquitectónico propio, característico del desarrollo de una técnica constructiva local.

En el extremo noroeste de la porción habilitada para la visita se encuentra el edificio llamado Ka'na Nah (“Casa Alta”), integrado por un basamento de varios cuerpos escalonados sobre el que se conserva un templo con dos pequeñas cámaras.

Más recientemente se ha iniciado la exploración del conjunto El Ramonal, uno de los más grandes del sitio, cuya investigación ha arrojado importantes datos para completar la información básica sobre la historia prehispánica de este importante asentamiento maya insular. Aún no se encuentra abierto a la visita.

Servicios disponibles

Estacionamiento, un área para la expedición de boletos, sanitarios, tiendas de artesanías y fuente de sodas administrados por una fundación local y también existe una asociación de guías certificados.
 

Aviso

La Fundación de Parques y Museos de Cozumel cobra adicionalmente una cuota de 22 pesos por concepto de uso del camino de acceso y del área de servicios.