Enlaces de interés

INAH
Mundo Maya
Sociedad Maya
Banco Chinchorro
Viviendo el tiempo maya

Palenque

Da clic en la imagen para ir al Paseo Virtual

 

Orígenes de su nombre


El verdadero nombre de la ciudad antigua de Palenque es Lakamha, que significa “El lugar de las grandes aguas,” ello se puede deber a dos razones la primera obedece a que en el cerro de Don Juan donde se forma una gran cañada se registran constantes precipitaciones pluviales que dan origen a diversos arroyos que cruzan la urbe palencana en un fluido de ser a norte hasta su encuentro con el arroyo Michol.  La otra posibilidad de su nombre es que en las atribuciones de la montaña se aglutinan cientos de nubes lo cual propicia que se precipiten las lluvias en esta región.  Además, se debe mencionar que la zona arqueológica toma su nombre la comunidad vecina fundada a finales del siglo XVI, Santo Domingo de Palenque.  La acepción de Palenque, significa “Estacada” o “Empalizada” que es un redondel de madera para proteger un sitio.  Es posible que en el lado norte por el área de la “Picota” los pobladores hayan observado la existencia de una barrera que hoy sabemos conformó parte del Sacbé o camino blanco que unía a Palenque con otros sitios del Valle de Tulijá.



Localización


La zona arqueológica se ubica en el municipio de Palenque en el Estado de Chiapas.



Importancia


Palenque fue junto con Tikal y Calakmul una de las ciudades más poderosas del Clásico Maya, sede de una de las dinastías más notables a la que pertenece Pakal, cuya tumba fue descubierta en 1952 por el arqueólogo Alberto Ruz  L´ Huillier.  Como todas las ciudades mayas del clásico Palenque se relacionó con otras a través de redes comerciales de intercambio o alianzas entre grupos de gobernantes.  El territorio se organizaba a partir de la existencia de ciudades estado, cuyos centros han sido identificados por la presencia del llamado glifo emblema, pero la base de esta organización: intercambio, alianzas y por supuesto la guerra, supone una movilidad constante de la misma, pero las inscripciones jeroglíficas no sólo ofrecen la identificación del sitio, también dan cuenta de las alianzas matrimoniales y políticas y las situaciones bélicas entre ciudades.

 

Las inscripciones mayas han sido ampliamente estudiadas por ser una de las primeras manifestaciones de escritura en Mesoamérica con un alfabeto logo silábico, y por sus sistemas calendáricos: uno cíclico, como en otras partes de Mesoamérica y otro lineal, llamado cuenta larga.  Cronología: 500 a 900 d.C.  Ubicación cronológica principal: Clásico, 400 a 900 d.C.



Historia del sitio


A finales del período Clásico, Palenque fue abandonado por sus habitantes e invadido por la selva, perdiéndose toda referencia sobre su existencia, a tal grado que cuando Hernán Cortés pasa en conquista rumbo a las Hibueras no es informado de su presencia.



Olvidado durante largo tiempo, el sitio resurge ante nosotros a finales del siglo XVIII por la inquietud de una serie de intelectuales criollos chiapanecos y guatemaltecos que contribuyeron a confirmar los inicios de las investigaciones sobre el sitio.



En la actualidad, las investigaciones arqueológicas en la zona continúan en el nivel de trabajo de campo, análisis de materiales y evaluación de datos, con el objetivo general de incrementar al conocimiento de la organización social, política y económica de Palenque.



Descripción del sitio


Sobre las últimas estribaciones de la Sierra Madre de Chiapas en el límite con la llanura costera del Golfo de México, en medio de un paisaje de selva alta y con abundancia de agua en superficie, se fundó Palenque como una aldea dedicada a la agricultura.  Los restos arquitectónicos y escultóricos del sitio corresponden al período conocido como Clásico Tardío (600 – 900 d.C.).  Sin embargo, se han recuperado materiales arqueológicos que indican que los comienzos de Palenque se remontan por lo menos al año 100 d.C.

Al inicio de la época Clásica de Palenque, alrededor del año 300 d.C. a 600 d.C., el sitio tiene un crecimiento al oeste aunque sigue siendo un sitio pequeño y todavía sin la importancia que va ha adquirir posteriormente en el área maya.



En términos generales el sitio está formado por más de 200 estructuras arquitectónicas, diferentes en tamaño y complejidad entre las que destacan: Grupo I – II, Grupo de los Murciélagos, Grupo B, Grupo C, Grupo Norte, Templo de las Inscripciones, Templo de la Reina Roja (XIII) , Templo de la Calavera, Templo XI, Grupo IV, Juego de Pelota, Acueducto, Grupo XVI, Templo IV, Templo XIV, Plaza del Sol, Templo del Sol, Templo de la Cruz Foliada, Templo de la Cruz y Templo del Bello Relieve.


Servicios disponibles


Hay dos estacionamientos para automóviles y autobuses y en la temporada de mayor afluencia se habilitan un tercer estacionamiento localizado a un costado del camino al Ejido El Naranjo con capacidad para 60 unidades. Además, hay taquilla, guardarropa, sanitarios, cafetería, tienda del museo donde el visitante podrá encontrar reproducciones de piezas, libros sobre temas de las distintas culturas del país y de la antigua ciudad de Palenque, así como también, en la tienda del museo el visitante podrá adquirir guías y folletos de la zona arqueológica con información actualizada de los últimos descubrimientos del sitio.



Otros tipos de servicios


En el área abierta al público de Palenque hay circuitos de visita ya que se han colocado 27 cédulas temáticas asociadas a edificios arqueológicos o conjuntos arquitectónicos, algunas de ellas siguen privilegiando la descripción formal sobre la interpretación.  En consecuencia, en la Zona Arqueológica de Palenque existe el servicio de guías de turistas, estos se ubican a un costado del área del estacionamiento.  La champa que utilizan tiene carteles informativos que describen la duración y costo del servicio.  Estos carteles están pintados con los colores utilizados para la señalización del INAH, por lo cual el servicio es confundido como un servicio del Instituto.



Actualmente existen dos módulos de servicios, uno en la parte inferior, antes del acceso Murciélagos donde se ubica el Museo, Unidad Administrativa y Unidad de Seminarios sobre la cultura maya.  El otro acceso se ubica en la parte alta y es la entrada a la plaza central.



El recorrido que realizan los guías por la Plaza Central tiene una duración aproximada de 1 a 1.5 horas; inicia con el Templo de las Inscripciones y la Tumba de Pakal, el Templo del Sol, el Edificio XXII, el Templo de la Cruz Foliada y el Edificio XVII.  Aunque la tumba de Pakal constituye un gran atractivo turístico, las condiciones de la visita (la altura del edificio y de los escalones, la acentuada humedad, la poca ventilación, lo erosionado y la condensación de humedad en los escalones del descenso) requieren de cierto esfuerzo físico y mucha precaución, los cuales agotan rápidamente al visitante.  En ninguno de los recorridos establecidos por los guías se incorpora al Museo del Sitio.