Enlaces de interés

INAH
Mundo Maya
Sociedad Maya
Banco Chinchorro
Viviendo el tiempo maya

Izapa

Localización


El sitio se encuentra a 11 kilómetros de Tapachula, 4 kilómetros de Tuxtla Chico y 7 kilómetros de la frontera con Guatemala, en Talismán.



Importancia


Esta zona arqueológica es una de las ciudades mesoamericanas que florecieron hacia el periodo Preclásico Tardío, en lo que ahora es el Estado de Chiapas.
Su población, tal vez de filiación Mixe – Zoque, se asentó en un área de casi 2 kilómetros cuadrados, en dónde se pueden observar restos de alrededor de 100 montículos organizados a partir de un eje principal que está alineado con el volcán Tacaná, y a partir de éste se organiza la ciudad en un trazo ortogonal casi perfecto.  Por estas razones el sitio de Izapa es un claro ejemplo del proceso de urbanización en Mesoamérica, y tal vez de los más tempranos.  Su hegemonía como centro regional alcanzó hacia el periodo Preclásico Superior se debió en gran medida a las características climáticas en que se asentó, sobresaliendo el suelo fértil y la humedad alta, lo que permitía crear sistema de agricultura intensiva y la concentración de excedentes.  Cronología: 1500 a.C., a 1200 d.C.  Ubicación cronológica principal: Formativo Medio y Tardío, 650 a.C. a 100 d.C.



Historia  del  sitio


La zona arqueológica Izapa se ha considerado como uno de los centros ceremoniales más extensos de la región del Soconusco.  La antigua ciudad de Izapa fue explorada por Matthew Stirling en 1935; por Philip Drucker, del Smithsonian Institution, en 1947 y 1948; además fue inspeccionada por Eulalia Guzmán en 1935 y 1944.

Otras exploraciones fueron realizadas por Ross Christensen en 1960; Rafael Orellana Tapia realizó estudios de las estelas, figurillas y utensilios del sitio en 1950 y Armando Duvalier escribió un informe sobre el descubrimiento de la lápida de “El Guerrero Decapitado.”  Después de algunas intervenciones menores por parte del INAH en 1992 se inició el Proyecto Arqueológico Izapa.



Descripción del sitio


En el sitio de Izapa se erigieron 161 estructuras de distintas dimensiones, aunque por recorridos recientes se sabe que la parte registrada corresponde sólo al núcleo urbano del asentamiento, presentando una ocupación dispersa en un área considerablemente mayor: grupos de estructuras y monumentos se localizan en un radio aproximado de 4 kilómetros desde el centro del sitio.



El asentamiento se organiza alrededor de un sólo punto dominante, que corresponde al montículo mayor.  En la arquitectura predominan los basamentos masivos.  Sin restos de superestructura.  Uno de los rasgos más notables del sitio es la abundancia de escultura monumental.  El corpus escultórico de Izapa comprende 283 monumentos descubiertos; en el dominan estelas y altares asociados.  En menor proporción hay tronos, esculturas en bulto, columnas, pilas o fuentes y otros, que suman un total de 71 piezas.



La parte abierta al visitante comprende tres sectores llamados grupos A, B y F. Sólo el grupo F tienen estructuras consolidadas alrededor, de una pequeña plaza con juego de pelota.



El grupo B comprende cuatro estructuras cubiertas de pasto y parte de una plaza.  El grupo A es el espacio interno de una plaza.  Además, los tres grupos presentan notables conjuntos de monumentos en exhibición, en ellos y en otros sectores del sitio, se encuentran la gran mayoría (267) de los monumentos de Izapa.